25 de abril del 2015, una fecha que sin duda quedo marcada en la memoria de millones de Guatemaltecos. Un binomio presidencial indeseable, un claro caso de corrupción y un solo objetivo: Manifestar el descontento por el descaro y cinismo de los últimos gobernantes del país en la comúnmente denominada “La era democrática” y sacar del poder a nuestros gobernantes.

Sin embargo, el sueño de construir una Guatemala mejor, no comenzó en esta fecha, desde hace varios años cientos de guatemaltecos se han involucrado en proyectos sociales en pro del desarrollo del país. Cientos de organizaciones han dejado el sueño de trabajar en cooperación con el gobierno y se han dedicado a gestionar  proyectos individuales dentro de las comunidades más vulnerables, tratando de dignificar la vida de cientos de guatemaltecos cuyas esperanzas son escazas. Esto no es una novedad.

Entonces… la pregunta realmente sería ¿Qué ha cambiado desde aquella fecha? Las respuestas podrían ser múltiples, en algunos casos positivas y en otros negativas, pero realmente ¿Estamos viendo un Gobierno diferente? El sueño de aquella tarde de manifestación ¿Se ha cumplido?, la respuesta es simple y no se define con un “Sí” o un “No”, se define observando a nuestro alrededor, viendo los mismos hospitales con las mismas decadencias, las mismas escuelas con las mismas limitantes, las comunidades más vulnerables siendo aún vulnerables en el tema de violencia y un sistema de seguridad que se desborona día con día. Basta con observar la actitud de muchos de los guatemaltecos, y es que luego de las manifestaciones, algunos regresaron a casa sin entender lo que había sucedido y luego de gritar y ofender de una u otra manera a los ex gobernantes como un desahogo ante tanta corrupción, para muchos todo termino allí.

Hoy solo quedan los recuerdos de varias manifestaciones que obtuvieron una respuesta positiva al destituir al ex presidente y la ex vicepresidente pero la situación es mucho más compleja. Aún hay un sistema que debe ser cambiado, aún hay una sociedad que debe ser educada y es que como lo suelo decir “Nuestros gobernantes son el reflejo de nuestra sociedad pues no los trajimos de otro país OJO: Son Guatemaltecos y nosotros los elegimos”, aún hay mucho por hacer y los sueños frustrados que hasta hoy hemos vivido, deben servir para que reflexionemos sobre ¿Qué es lo que estamos haciendo?, las organizaciones deben involucrase aún más, la Iglesia debe involucrarse aún más, los empresarios deben involucrarse, los guatemaltecos DEBEMOS INVOLUCRARNOS, Seguir soñando con una Guatemala mejor a pesar de la frustración es la esperanza que tenemos, pero trabajar por esa Guatemala mejor debe ser el compromiso de todos. Debemos levantarnos de nuestra comunidad, dejar de ser “LOS CRITICOS DEL SISTEMA” y convertirnos en ciudadanos responsables.

Aquí las cosas quizás no han cambiado mucho, pero lo que hemos logrado sea poco o sea mucho es parte del camino para construir una mejor Guatemala.

Javier Toledo

 

Advertisements